Desde el campanario


Antes de nada agradecer a la Dirección de www.semanasantadelalaguna.com su confianza y permitirme subir a su campanario para, cada cierto tiempo tocar las campanas que tanto gustan en nuestra querida ciudad.
La Semana Santa Lagunera 2011 se ha puesto en marcha con la llegada de la Cuaresma y la presentación el Miércoles de Ceniza del programa de actos y el cartel correspondiente, ambos son la primera carta de invitación para acercarse a La Laguna en sus días más grandes.
Tiempo antes nos habíamos enterado que será la ex-alcaldesa, Ana Oramas la que tenga el privilegio de anunciar y pregonar la Semana Santa, un deseo de algunos miembros de la JHC que ya lo intentaron en anteriores ocasiones y que ahora si lo han conseguido. A mi parecer que un político en activo sea pregonero de una celebración religiosa de tal calado como la Semana Santa nunca me ha gustado, prefiero mantener lo más alejado posible la política de la Iglesia, creo que hay muchos fieles en esta ciudad o en otras que podrían realizar de una manera muy digna el noble hecho de anunciar la llegada de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.
No hace falta recurrir al político de turno, que no sabemos si cree o no, si lo escribe él o no, si lo siente o no, porque se puede confundir con devolver favores del pasado, darle otra tribuna pública más para pregonar sus logros, hacer campaña sin estar en campaña y otras virtudes a las que nos tienen acostumbrados nuestros queridos políticos y sobre todo en La Laguna donde algunos de ellos casi se pelean por acudir a nuestras procesiones y aprovechar el protocolo para que sean más visibles a los ciudadanos e ir saludando a izquierda y derecha, se conozca o no a los vecinos correspondientes… como si de la entrada a un mitin se tratara.
Queridos laguneros como D. Adrián Alemán, D. Enrique González, D. Eliseo Izquierdo o Dª. Manuela Marrero entre otros muchos, han dado prestigio y honor a nuestra Semana Santa durante muchos años… Debemos tender a dar esplendor a la primera voz de la Semana Santa y no que parezca que se están agradeciendo favores prestados o quién sabe qué. He dicho.