Dimitió el vicepresidente


Lo que sucedió el pasado miércoles no resulta, ni mucho menos, extraño. Se volvió a configurar un equipo directivo de la Junta de Hermandades con varios miembros con perfiles que dan mucho que pensar…, y ahora comienzan los daños colaterales. Uno de esos casos inusitados es el del hoy exvicepresidente. Sucedió que el mundo cofrade a un cierto nivel le era desconocido -tanto como él a quienes llevan años moviéndose en ese entorno- y, cuando lo vivió, no le gustó, o eso dijo. ¿Si no conocía esta institución, para qué lo pusieron?, se podría pensar, pero eso es otra historia… Sensata su decisión y valiente su salida, lejos de las explicaciones “de manual” de otros casos y poniendo muy a las claras cuál es su visión del presente de la Junta de Hermandades.