La música en nuestra Semana Santa


“Cuando me acuerdo de aquellas lágrimas que derramé al oír los cánticos de la Iglesia a los comienzos de haber recobrado mi fe, y que ahora mismo me conmuevo, no con el canto, sino con las cosas que se cantan con voz suave y con la modulación más apropiada, reconozco de nuevo la gran utilidad de esta costumbre” (San Agustín)

 

La música, ya sea litúrgica, sacra o procesional, constituye un elemento muy importante en nuestra Semana Santa que debe ser respetado en su tradición y conservado por las nuevas generaciones.

Lamentablemente, asistimos al decaimiento de la música litúrgica en nuestras iglesias, sobre todo en las grandes solemnidades como la del Jueves Santo, debido en parte al relevo generacional de los sacerdotes más veteranos y al poco celo del actual estamento eclesiástico. Recordemos que cantos como el del Stabat Mater o la interpretación del Miserere por una gran masa coral acompañada de orquesta, ha supuesto el eje habitual de la música de nuestra Semana Santa durante muchos años. Igualmente, el cierre de la S.I. Catedral y posterior traslado de los cultos a la iglesia de la Concepción, también ha contribuido a dicho decaimiento. Como ejemplo, baste citar que hasta hace diez años, el Viernes Santo se acostumbraba a cantar la Pasión según San Juan, algo que hoy sólo se lee.

La música sacra tiene aún alguna importancia en nuestra ciudad debido a los ciclos de conciertos que anualmente se ofrecen. La gran tradición coral de La Laguna ha permitido mantener un poco la continuidad de este género. Desde aquí, tenemos que lamentar la pérdida de otras dos importantes instituciones instrumentales que ofrecían también esta clase de conciertos, como eran la Orquesta Clásica de La Laguna y la Banda Municipal de La Laguna.

En cuanto a la música procesional, existe una diferenciación clara entre lo que son conciertos y procesiones. Mientras que en los conciertos intervienen bandas que intentan cuidar algo los repertorios y la interpretación, en las diferentes procesiones que recorren nuestra ciudad la calidad disminuye considerablemente.

Desde esta web animamos a cuidar y relanzar la música litúrgica, sacra y procesional desde el respeto a nuestra tradición y nuestras costumbres.