Los “Judas” de nuestra Semana Mayor

www.semanasantadelalaguna.com

Todos conocemos la historia que nos relatan los Evangelios sobre este apóstol que traicionó a Jesús y lo entregó para que lo ajusticiaran. Pues bien, ya que rememoramos estos días los hechos de la Pasión de Ntro. Señor Jesucristo, queda bien claro que la figura de Judas está también muy presente en nuestra Semana Santa de La Laguna. Sin embargo, no me estoy refiriendo a la pequeña talla de madera del paso de la Santa Cena que esconde tras la espalda la bolsa con las treinta monedas de la traición. No, no es ese. La figura de Judas a la que me refiero es real, de carne y hueso. Además, no sólo es uno sino varios los Judas que se permiten el lujo de cambiar a su antojo nuestra Semana Mayor.

¡Qué tristeza! ¡Qué desilusión! ¡Qué desencanto! Lo que veo ahora ya no es mi Semana Santa lagunera. Ya todo da igual. Da igual si es la Función Solemne del Domingo de Ramos como si es la misa de un domingo cualquiera. Da igual si se preparan unos cantos adecuados para ese día solemne como si se cantan las cuatro cancioncitas de todos los días. Da igual si se ensaya con antelación un canto de la Pasión como si se lee y además sin carácter y sin entonación… Da igual todo.

¡Qué vergüenza! ¡Qué afrenta! ¡Qué puñalada! Ya lo nuestro no sirve. Hay que ir a Andalucía y empaparse bien de todo lo que se estila por allí para luego introducirlo aquí. Hay que copiarlo e importarlo todo: pasos de palio, costaleros, imágenes, música… todo al estilo andaluz. ¡Es que cada hermandad es libre de tener su estilo…! dicen algunos “entendidos”. Muy bien, sigan así y terminen de acabar con nuestra Semana Santa y con nuestro estilo que posee identidad propia. Sin duda, es el camino que lleva de no poner remedio.

¡Qué repugnancia! ¡Que náusea! ¡Que asco! Parece que a algunos les gusta y se regodean en el protagonismo y el figureo. Se pavonean al ver escrito su nombre una y otra vez, hablan de sí mismos y colocan sus fotos bien visibles en las que aparecen ufanos por tierras andaluzas o junto al capataz de turno que viene a dar lecciones… Si tanto les gusta aquello, vayan a pasar allá la Semana Santa, disfrútenla todo lo que ustedes quieran, pero no vengan luego a destrozar la de aquí con sus ideas absurdas y fuera de lugar en esta Ciudad.

Dicen que quieren reactivar el expediente para declarar la Semana Santa de La Laguna bien de interés turístico… Permítanme que les diga que para ver una mala copia de lo que se estila en Andalucía, el turista preferirá ir a la original. ¡Qué pena lo que están haciendo con nuestra Semana Santa!

 

La Virgen de las Angustias luce magníficamente vestida en sus andas laguneras con su sol, estrellas y media luna. Algunos laguneros siguen teniendo buen gusto para sacar a sus Vírgenes en procesión.