Mirando al pasado


Son realmente espectaculares -además de clarificadoras- las imágenes cedidas por Manuel Luis Ramos a esta web. Se trata de dos vídeos de 1959 (uno del Cristo de las Caídas y otro de la Procesión de Madrugada) grabados en ocho milímetros con una calidad excepcional, sobre todo el primero, que permite ver en color una época que ahora, desde la distancia, parece que siempre fue en blanco y negro. Pero si algo sobrecoge es la forma en la que ambos documentos significan la idiosincrasia de nuestra Semana Santa. En ellos se evidencia que lo comedido y austero es consustancial a esta tradición. Es su esencia y su rasgo distintivo. No se entiende en ese contexto, que es nuestro pasado, los excesos de orfebrería o las arengas procesionales de los capataces. Ya, entonces, las influencias estaban asimiladas y el estilo lagunero, definido.