Pontificia, Real y Venerable Esclavitud del Stmo. Cristo de la Laguna


La Esclavitud tiene su origen en la primitiva Cofradía del Santísimo Cristo de La Laguna, creada desde la llegada a la Ciudad del Santo Crucifijo, mucho antes de 1545 -fecha de apertura del Concilio de Trento-, y compuesta por hombres y mujeres.

Esta Cofradía fue absorbida por la Venerable Esclavitud que fundaron el 6 de septiembre de 1659 los más distinguidos de la Isla, a iniciativa de Fray Juan de San Francisco, siendo su primer Esclavo Mayor D. Fernando Arias de Saavedra. Compuesta inicialmente por treinta y tres caballeros seglares “en memoria de los años que Jesucristo estuvo entre los hombres vestido de su santísima humanidad”, el número de sus componentes se amplía a setenta y dos con las adiciones que en 1884 se hacen a las Constituciones de 1863. Por Decreto de 9 de septiembre de 1889 el Obispo Ramón Torrijos, a solicitud de la Esclavitud, convierte en ilimitado el número de miembros, lo que se recoge en las nuevas Constituciones de 1892.

Desde las Constituciones de 1659 se establecen como cultos públicos principales el acompañamiento a la Santa Imagen el Viernes Santo de madrugada y la celebración de la fiesta principal en el mes de septiembre, en conmemoración de la exaltación de la Santa Cruz.

En sus actos corporativos los miembros de la Esclavitud visten traje negro, con guantes de piel del mismo color y en su pecho llevan una medalla con sus insignias, es decir, una corona de espinas que rodea a una “S” atravesada por un clavo. Procesiona en la madrugada del Viernes Santo y en su recorrido se hace estación en los templos de la Ciudad, meditándose en cada uno de ellos las siete palabras.